Antonio Muñoz Molina para "El hombre que estaba allí".

P. –Hablando de la casualidades… En cierto modo, la recuperación de Chaves Nogales se debe en parte a que un buen día María Isabel Cintas preguntó a su profesor sobre quién podía hacer la tesis doctoral. Su profesor le dio dos nombres, Chaves Nogales y otro, y Cintas se decidió por Chaves porque leyó Belmonte y le gustó y porque Chaves era sevillano.

R. En este caso tenemos que hablar claro. En un caso como este, de un escritor que tiene su obra dispersa por periódicos olvidados, el trabajo filológico en el sentido más noble de la palabra, de amor por los textos, la recuperación de textos que ha hecho la profesora Cintas es una cosa… De muy pocas personas se puede decir: "Agrandó el mapa de la mejor literatura de su país". De muy pocas personas. Yo recuerdo que cuando leí de verdad a Grossman, Vida y Destino, he pensado: "Pero esto es como pensar que en el Himalaya había otra montaña que en la que no nos habíamos fijado". En el Himalaya de la gran novela están las cumbres: están La montaña mágica, El Quijote, Madame Bovary, En busca del tiempo perdido, y había otra cumbre que no habíamos visto, pero que estaba ahí. Es como si hubiera otra montaña más en Los Andes, como si al lado del Aconcagua hubiera otro Aconcagua. Ese tipo de descubrimientos, ese ensanchar el espacio de la literatura, y no solo de la literatura sino del debate político y de la historia y del conocimiento histórico del país, es un trabajo único.

En nuestro país, como en todos los países sudamericanos, abunda mucho el elogio, la coba. La mayor parte de los elogios que se hacen son falsos y todo el mundo sabe que son inmerecidos o que son parcialmente inmerecidos, que son al mismo tiempo inmerecidos e insinceros. Una gran parte de los elogios que tú escuchas en un país como España son las dos cosas. Entonces, esta persona, esta profesora, Cintas, merece un elogio completamente indestructible. Eso no está sometido a discusión: ella, su trabajo, ha contribuido a ensanchar la literatura española y la conciencia política democrática española.


Antonio Muñoz Molina en Cadena Ser, Hora 25, Tertulia:
Era muy difícil acceder a la mayor parte de su obra… El caso de Chaves Nogales es el resultado del trabajo prácticamente de una sola persona, que es la profesora María Isabel Cintas, que ha hecho un trabajo de detectivismo filológico extraordinario y ha sido recuperar textos perdidos, textos dificilísimos de encontrar y ponerlos a disposición de los lectores comunes…